En acusación, Ministerio Público admite no tener pruebas directas contra Lula en el caso del apartamento en Guarujá

Gran parte de las alegaciones finales de la acusación busca justificar que es difícil producir pruebas. Fiscales de la operación “Lava Jato” afirman inclusive que “la antigua aversión a los indicios no...

297 0

Gran parte de las alegaciones finales de la acusación busca justificar que es difícil producir pruebas. Fiscales de la operación “Lava Jato” afirman inclusive que “la antigua aversión a los indicios no es más que un prejuicio”.

Por la Redacción / Traducción por Truyitraleu Tappa

La lectura atenta de la acusación hecha a Lula por el Ministerio Público de Brasil revela que los propios fiscales federales admiten la inexistencia de pruebas directas, o al menos la dificultad de conseguirlas. Por esa razón, buscan justificar la utilización de lo que llaman “prueba indiciaria” para condenar: es una prueba a la que se llega por razonamiento inductivo, con la formulación de hipótesis para una conclusión final.

Vale resaltar que el Ministerio Público cita diversos autores y votos del Supremo Tribunal Federal de Brasil para validar su argumento, inclusive en el caso del “Mensalão” (aquel escándalo de corrupción que salió a la luz durante el primer mandato de Lula). Lea abajo algunos fragmentos de la justificativa del Ministerio Público de Brasil, retirados de las alegaciones finales de la acusación enviada al juez Sérgio Moro. Si desea acceder a la versión completa de 334 páginas (en portugués) haga click abajo.

alegações finais MP contra Lula

El punto aquí es que todo esto resulta en que los crímenes perpetrados por los investigados son difíciles de probar. Esto no es apenas “fruto de la casualidad”, pero sí de la profesionalización de su práctica y de cuidados usados de forma deliberada por parte de los demandados.”

Si la represión a los llamados delitos de poder es extremadamente importante y si, simultáneamente, constituyen crímenes difíciles de probar, ¿qué se debe hacer? La solución más razonable es reconocer la dificultad probatoria y, considerando esa situación, medir el peso de la acusación adecuadamente, manteniendo simultáneamente todas las garantías de la defensa.”

Estudiando la naturaleza de la prueba, se verifica que los autores más modernos sobre evidencia, en los Estados Unidos y Europa, reconocen que no hay diferencia de naturaleza entre prueba directa y prueba indirecta, y que la antigua aversión a los indicios no es más que un prejuicio.” (Destaque de la redacción).

En conclusión, existe abundante doctrina y jurisprudencia, brasilera y extranjera, que ampara la dignidad de la prueba indiciaria y su suficiencia para un decreto condenatorio. Paralelamente, hay un reconocimiento de la necesidad de mayor flexibilidad en casos de crímenes complejos, cuya prueba es difícil, los cuales incluyen los delitos de poder. Se conduce, pues, a la necesidad de realizar una valoración de pruebas que esté en conformidad con el entendimiento moderno de la prueba indiciaria.”



No artigo

x